Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Eficacia Jurídica

¿Qué es un burofax electrónico?

Es una comunicación electrónica certificada establecida por medios telemáticos en la que una tercera parte, ajena a la comunicación, da fe de que se ha producido esa comunicación. En los servicios que ofrecemos en Burofax Electrónico, Lleida.net actúa como tercero de confianza, validando nuestras comunicaciones electrónicas vía email y SMS.

Las comunicaciones electrónicas convencionales son fácilmente manipulables. Eso supone que sea muy sencilla la impugnación, en un procedimiento judicial, de una comunicación electrónica sin certificar.

La certificación reduce ese riesgo, al existir una tercera parte que acredita el contenido y el momento de la comunicación. Y para acreditar ese contenido, aportamos un documento donde la operadora de telecomunicaciones Lleida.net incluye una serie de medidas técnicas que evita la discusión sobre los datos allí contenidos. El certificado está firmado digitalmente por la compañía e incluye un sello de tiempo emitido por una autoridad de certificación.

¿Es jurídicamente vinculante una comunicación electrónica certificada?

Sí. Tanto el artículo 24 de la LSSICE, que remite a la Ley de Enjuiciamiento Civil, como la propia LEC, reconocen a los documentos electrónicos tanto como medios de prueba como de notificación. Así lo reconoce el Tribunal Supremo en su Auto 2501/2013 de 21 de marzo:

"el procurador de los tribunales obtuvo la efectiva notificación y requerimiento en forma telemática, con los certificados electrónicos acreditativos de la práctica de ello, emitidos por un prestador de servicios de certificación."

En definitiva, una comunicación electrónica certificada (sea SMS o email) constituye una prueba documental legítima en juicio, sometida al régimen general:

Si no se impugna, constituirá prueba plena.

Si se impugna su valor probatorio, se valorará con arreglo al principio de la libre convicción del juez.

Al enviarse el certificado en un entorno electrónico, ¿es posible certificar la recepción?

Sí, según el artículo 28.2 de la Ley 34/2012, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico (LSSI*):

“Se entenderá que se ha recibido la aceptación y su confirmación cuando las partes a que se dirijan puedan tener constancia de ello”.

* Se presumirá que el destinatario puede tener la referida constancia desde que el mensaje haya sido almacenado en el servidor en que esté dada de alta su cuenta de correo electrónico, o en el dispositivo utilizado para la recepción de comunicaciones.

¿Y por qué llamamos a la entidad que certifica "tercero de confianza"?

Se trata de una figura recogida en el artículo 25 de la LSSICE como aquella entidad que, ajena a las declaraciones de voluntad de las partes, las archiva, consignando fecha y hora de la mismas.

¿Y por qué escoger a Lleida.net como tercero de confianza?

Lleida.net es la primera operadora de telecomunicaciones que presta servicios como tercero de confianza. Con autorización de la CMT, actualmente integrada en la CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) desde el año 1998, la entidad ha sido requerida por Juzgados y Tribunales en centenares de ocasiones, con la finalidad de certificar los datos de una determinada comunicación. Eso les obliga a cumplir todas las obligaciones inherentes a ostentar esa autorización.

De esa experiencia y del conocimiento sobre las necesidades del cliente, obtienen el know-how para ofrecer los servicios de certificación con la máxima calidad y credibilidad.

Además, la empresa está certificada en el estándar ISO 27001:2013 de Sistemas de Gestión de la Seguridad de la Información.

Marco legal internacional de referencia de los servicios certificados de Lleida.net

Directiva de autorización para la prestación de servicios de comunicaciones electrónicas.

Lleida.net está facultada para prestar servicios de comunicaciones electrónicas y para negociar la interconexión con otros proveedores en cualquier lugar de la Unión Europea. Esto último es especialmente relevante para la certificación de mensajes SMS enviados a través de la plataforma de burofaxelectronico.com y, en particular, para garantizar la cadena de custodia de dichos mensajes.

Directiva sobre servicios de la sociedad de la información.

Los servicios de comunicaciones digitales certificadas de Lleida.net se encuadran como servicio de la sociedad de la información. Esta Directiva contempla una regulación básica europea para todos los servicios de la sociedad de la información prestados por empresas establecidas en la Unión Europea. Entre las normas más relevantes de esta Directiva que dan soporte legal a los servicios de Lleida.net se encuentra la que afirma la aplicación de la legislación del Estado donde está establecido el prestador (España, en el caso de Lleida.net). Esta norma proporciona la seguridad y claridad jurídica necesarias para que Lleida.net ofrezca sus servicios en toda la Unión Europea, en su condición de tercero de confianza en las comunicaciones digitales que certifica. Otra norma a destacar es la referida a los contratos en línea (aplicables por ejemplo a los contratos certificados por SMS o email) puesto que obliga a los Estados miembros a suprimir toda prohibición o restricción respecto al empleo de contratos electrónicos. Por otro lado, promueve la seguridad jurídica porque impone ciertas obligaciones de información para la celebración de tales contratos. Así mismo, las normas comunes sobre contratos electrónicos que establece la Directiva se completan con las de la Directiva sobre firma electrónica que se describe seguidamente.

Reglamento de firma electrónica.

La firma electrónica utilizada en el proceso de certificación de Lleida.net se encuadra en el marco común para la firma digital establecido por esta Directiva. Además, el hecho de utilizar una firma electrónica reconocida, basada en un certificado reconocido y creada por un dispositivo seguro de creación de firma, satisface el requisito jurídico de las firmas en relación con los datos en forma electrónica del mismo modo que una firma manuscrita satisface dichos requisitos en relación con los datos en papel. Asimismo, tal firma es admitida como prueba en procedimientos judiciales en todo el mercado de la Unión Europea. También conviene señalar que una firma electrónica no puede ser rechazada jurídicamente por el mero hecho de que ésta se presente en forma electrónica; no se base en un certificado reconocido; no se base en un certificado expedido por un proveedor de servicios de certificación acreditado y no esté creada por un dispositivo seguro de creación de firma. Por último y en cuanto a sus efectos jurídicos internacionales o fuera del territorio de la Unión Europea, la Directiva establece que los Estados miembros velarán por que se aplique el reconocimiento mutuo jurídico de los certificados reconocidos y de las firmas electrónicas avanzadas en los países terceros si se cumplen determinadas condiciones de fiabilidad.